postimg
Oct 2010 16

Las cajas de ahorros españolas siguen pagando la factura de la burbuja inmobiliaria que alentaron para engordar sus balances. A pesar de la relativa mejoría de la situación económica, durante el primer semestre del año estas entidades tuvieron que absorber otros 5.120 millones de euros en propiedades procedentes, en su gran mayoría, de embargos por el impago de hipotecas o de daciones en pago de promotores que ya no pueden hacer frente a los préstamos que tenían concedidos.
Con este nuevo incremento, de más de un 24% en tan sólo un semestre, la cartera de viviendas y solares de las cajas ya suma un importe de 26.246 millones de euros entre aquellas propiedades que contabilizan como “activos no corrientes en venta” o bien como “inversiones inmobiliarias”, según consta en el último balance remitido por la patronal del sector, la Ceca, con datos hasta el mes de junio de este año.
La valenciana Bancaja es la que mayor carga soporta, en este sentido. Ya acumula 3.863 millones de euros en casas tras sumar otros 493 millones de euros durante el primer semestre. Sin embargo, el mayor incremento lo registra Caixa Catalunya, que ha pasado de tener una cartera inmobiliaria de 1.725 millones de euros a otra de 3.789 millones, según los datos facilitados por la Ceca. Otra catalana, la Caixa, ocupa la tercera posición de esta lista, con casi 3.400 millones. Sin embargo, en este caso el incremento entre enero y junio sólo fue de 221 millones y, además, la entidad presidida por Isidro Fainé más que triplica el tamaño de cualquiera de las dos anteriores.
El principal socio de Bancaja, Caja Madrid, es otro de los grandes “terratenientes” del sector, con 2.438 millones en propiedades, sólo cien millones más que al cierre del año pasado. Por su parte, la CAM, como ya informó este diario el pasado agosto, atesora un stock valorado en 1.896 millones de euros (1.628 en activos en venta y 268 en inversiones), lo que supone un 25% más. Por último, la gallega Caixanova posee 842 millones en inmuebles, 283 más que en diciembre.

Guerra del pasivo
Por si no tuvieran suficiente con gestionar e intentar colocar en el mercado todas estas viviendas, los gestores de las cajas de ahorros españolas se enfrentan en estos momentos a otro importante problema, la fuga de depósitos que están sufriendo como consecuencia de la llamada “guerra del pasivo”. Desde que se cerraran los mercados internacionales de crédito como consecuencia de la quiebra de Lehman Brothers, las entidades pugnan por captar la mayor cantidad de ahorro de los particulares para mantener su actividad. En este sentido, los bancos han sabido aprovechar los momentos de incertidumbre que han vivido las cajas, inmersas en un amplio proceso de reestructuración, para robarles el mayor número de clientes posibles.
Así, durante el primer trimestre del año el conjunto de las cajas de ahorros han perdido más de 41.000 millones de euros en depósitos de clientes, lo que supone más del 5% del total. Entre las grandes del sector, Bancaja ha sido la más perjudicada, ya que sus clientes han retirado de las cartillas 3.888 millones, un 7,7% del total que tenían ahorrado en la entidad a principios de este año. La Caixa ha perdido 3.824 millones (el 2,5%); y Caja Madrid, 3.822 millones (4,2%). La CAM sale algo mejor parada. Su volumen de depósitos cayó la mitad que la media, un 2,5%, al reducirse en 1.174 millones.

Cajastur supera a la CAM en beneficios
En el último año la CAM ha perdido una posición en la lista de las cajas con mayor volumen de beneficios, al pasar de la sexta posición que ocupaba en junio del año pasado, a la séptima. Y ha sido su principal socio en la “fusión fría”, Cajastur, quien se la ha arrebatado. La entidad asturiana presentó un beneficio de 107,3 millones de euros en los seis primeros meses del año frente a los 103,5 de la caja alicantina. No obstante, la entidad que más ganancias acumula en el sector, y a mucha distancia, sigue siendo la Caixa, que ganó 902 millones de euros. En segundo lugar se sitúo Caja Madrid, con 194,7 millones. Le siguen la vasca BBK (otra de las “novias” que tanteó la CAM), con 185 millones; Bancaja, con 143,5 millones; y Unicaja, con 134. En su conjunto, las cajas de ahorros españolas ganaron durante el primer trimestre del año 2.362 millones de euros. Sólo una, Cajasur, presentó pérdidas después de la absorción de Caja Castilla-La Mancha por parte de Cajastur.d.n. alicante

16.10.2010

www.diarioinformacion.com

Palabras clave: , , , , , , , , , , .